top of page
Buscar
  • Foto del escritorCláudio Giordano

Luiz Pereira Barreto, pionero de la vitivinicultura en Brasil



Luiz Pereira Barreto es una figura extraordinaria en nuestra historia: filósofo, médico, científico, biólogo, político, agrónomo, periodista, se destacó en el ejercicio de todas estas titulaciones, y, me recordó mi amigo Luís Eduardo Pio Pedro, su actuación en el ámbito vitivinícola, es decir, en la viña y el vino, no fue menos significativa.

Hijo de ricos agricultores, Luiz Pereira Barreto nació en Resende (RJ-1840) y murió en São Paulo (SP-1923). A los 15 años viajó a Europa, se incorporó a la Universidad de Bruselas y en 1865 se doctoró en Medicina y Ciencias Naturales.


De regreso a Brasil, se instala como médico en Jacareí (SP), avanzando poco a poco en la política. Escribe y publica (1874/1876), en dos volúmenes, la obra As Três Filosofias, basada íntegramente en la teoría positivista de Comte, de quien se convierte en discípulo y promotor. En ese momento ingresó al campo de la agricultura y se convirtió en un exitoso productor de café. En 1880 se dedicó a la campaña de saneamiento público para combatir las epidemias, especialmente la fiebre amarilla.

Como político se afilió al Partido Republicano y defendió sus ideas en artículos publicados en La Provincia de São Paulo (más tarde O Estado de S. Paulo). Se traslada de Jacareí a la capital de São Paulo y acaba siendo dueño, en la región de Pirituba, de una finca de unas 250 hectáreas donde prosperan 40.000 cafetos y 10.000 vides. Siguiendo de cerca las recientes experiencias de Pasteur en viticultura, envía una carta al director de la Escuela de Viticultura de Lyon, Victor Pulliat, solicitando copias de una variedad de uva rústica. Después de recibir las plántulas, las cultivó; un año después, en lugar de una carta comunicando sus resultados, envió al mismo científico racimos de uvas legítimamente europeas, magníficas frutas que causaron sorpresa en Francia, tras la noticia en la prensa. El Dr. Pulliat, encantado, escribió al director de la Escuela Agrícola de Montpellier, profesor Foex, diciendo: “Acabo de recibir un racimo de uvas que me envió el Dr. Barreto, de São Paulo. Si Brasil tuviera media docena de hombres como el Dr. Barreto, vencería a la viticultura europea ”.

Según Pereira Barreto, el europeo no consideraba al viñedo como un arbusto cualquiera, sino como una persona real, un miembro de la familia, un segundo compañero que siempre amó y adoró. Estaba convencido de que Brasil podía producir no solo café y caucho, sino también vino y así atraer al colono europeo en emigración voluntaria.

De esta manera, transformó el sitio de Pirituba en una verdadera estación agrícola experimental, reuniendo más de 400 variedades de uva, provenientes de Francia, Portugal, Inglaterra, Alemania, Siria, entre otros países.

El éxito de las viñas de Pereira Barreto fue presentado y elogiado públicamente en 1897, cuando se realizó la “Exposición de Uvas” en São Paulo, patrocinada por Doña Veridiana Prado.

Aquí está el registro que dejó el médico y poeta Martins Fontes de este episodio, en su libro Nós, as abelhas (São Paulo, 1936, pp. 82-84):

"Con respecto a la prodigiosa 'Festa da Uva', celebrada en Jundiaí, durante el mes de enero de 1934.


Hace treinta y siete años [1897, por tanto], durante la etapa vitivinícola de Pirituba, hubo en São Paulo una gran exhibición de uvas recolectadas allí, en la finca del notable soñador Luís Pereira Barreto, quien en esta conquista había enterrado dos enormes fortunas. El acto fue patrocinado por la venerable paulista Doña Veridiana Prado. La exposición se convirtió en una fiesta elegante y mundana y, en el último día, los hermosos racimos salieron a subasta, en beneficio de Santa Casa, habiendo logrado precios altísimos, en miles de reales. El divino Olavo Bilac, que pasaba entonces por São Paulo, escribió, al respecto, una oda ingeniosa, conservada de corazón por mí y Veiga Miranda, en la que, gloriosamente, Pereira Barreto es bendecido como un genio.



La naturalización de Baco



Alto Padre, Lyeu, Padre de las Bacantes,

que presides el consumo

de los fragantes racimos,

de las pampanosas vides!

Oh gran Baco, alumno de Sileno,

gordo, imberbe y hermoso!

Tú, entre las ninfas de Nisia, de pequeño,

¡Eras un borracho escandaloso!

Tú, que arrastrado al paso de las panteras,

repartiendo mucho dinero en el camino,

coronado de sarmientos y trepadoras,

a la India llevaste la fama del buen vino!

Tú, Padre de la Alegría,

de la Nación Brasileña, que finalmente conoces,

en este radiante día,

la gratitud que te mereces!

Porque ya cansado

de reinar en el extranjero,

Te veo, oh Baco, naturalizado

Ciudadano brasileño!

Del Plata a Amazonas

y del Atlántico a los Andes,

monas patrióticas

¡resonarán frenéticamente y en grande!

Caerán con más intensidad,

más frecuentes las lluvias,

ya que - ¡Oh felicidad! - ¡Tendremos buenas uvas!

Ya no hay vino de qué avergonzarse:

no beberemos Verde ni Collares,

ni Burdeos, ni Marsala, ni Borgoña,

viniendo de más allá de los mares!

Hoy, si la copa levanta mi mano,

de la vieja esclavitud no me acuerdo:

- ya me llegó, finalmente, a la garganta,

¡el Siete de Septiembre!

¡Salve, resplandor de la Independencia!

¡Salve, noble logro!

Podemos beber sin indecencia:

la sed es patriotica!

Y en lágrimas de felicidad me derrito

viéndote, oh Baco, naturalizado,

gracias al genio del doctor Barreto,

gracias a Doña Veridiana Prado.

Fantase ”

(seudónimo de OLavo Bilac)


Pereira Barreto se especializó en viticultura y enología hasta tal punto que durante más de diez años colaboró ​​en la prensa europea (Francia en particular), formando a productores de vino del viejo mundo. Sobre viticultura publicó: La Viticulture à Sant Paul (1888); La viña y la civilización (1896); El arte de hacer vino - Manual del enólogo (1900).

Esta información que acaba de leer el lector fue extraída de textos publicados en Internet por José Eduardo de Oliveira Bruno y Hélio Begliomini. Cerrando su artículo, Begliomini dice: “Luiz Pereira Barreto fue un gran hombre y con una personalidad multiforme. Además de médico, cirujano, filósofo, político, científico, agricultor y periodista, fue un idealista, humanitario, pionero y patriota, quien, en los más diversos frentes de actividades donde trabajó, se destacó como trabajador, sabio, erudito y honesto. ”.



Las obras y escritos de Luiz Pereira Barreto son muy raros. BVReppucci tiene un ejemplar de A Arte de Fabricar o Vinho - Manual do Vinicultor, en cuyo prefacio explica el autor que fue encargado por la Secretaría de Agricultura del estado de Minas Gerais para redactar la obra destinada a ser distribuida a los enólogos de Minas Gerais. Dadas las dificultades mentales y prácticas que siempre obstaculizan a toda industria naciente, escribe, se le recomendó sobre todo por claridad de exposición: “poner en manos del enólogo novato un libro breve que sirva como herramienta de trabajo, enseñando en términos claros y precisos la técnica de las operaciones del vino, dando a todo el arte de hacer vino una impronta práctica, sin sacrificar por completo el hilo teórico que inspira y orienta todo el trabajo enológico ”.


Y continúa: “Resumir claramente no es una tarea fácil. Solo puedo garantizar que he meditado sobre el tema durante mucho tiempo, en un esfuerzo por atraer lectores, combinando para su beneficio la precisión con la brevedad de la exposición. Intenté en la medida de lo posible implantar el arte y la ciencia enológicos entre nosotros como rutina científica.


Pero lo hice para que, incluso dentro de la rutina, nuestros enólogos más modestos conozcan la razón teórica por la que el vino es bueno a veces, y a veces malo, y así puedan eliminar obstáculos en el futuro. A la oscura rutina que aún prevalece en la mayoría de los países vitivinícolas de Europa, intenté reemplazar una rutina racional, basada en la ciencia, según la cual todos pueden disfrutar de los invaluables servicios que los descubrimientos de Pasteur derraman en todas partes. Con este punto de partida seguro, nuestras filas vitivinícolas entran en la lucha mucho mejor armadas, libres de prejuicios seculares.

En el estado de Minas se está elaborando actualmente mucho vino, muy tolerable, muy potable, bien merecedor de la atención de las autoridades públicas como industria que dice estar pidiendo protección contra la competencia criminal de las falsificaciones.

Solo por la falta de conocimientos elementales y exactos al respecto, dejan que los mineiros, todos los años, pierdan gran parte de sus cosechas, porque no saben cómo prevenir o curar las dolencias inherentes al vino ”.






140 páginas le bastaron a Luiz Barreto para desarrollar las técnicas de elaboración del vino, en un lenguaje claro e inequívoco, con capítulos cortos y objetivos apoyados en una sólida bibliografía (la BVR tiene diez de las once obras que él enumera en la bibliografía).


A pesar de que existe incluso una ciudad con el nombre de Pereira Barreto, la figura de Luiz Pereira Barreto y su competente y amplia aportación en todos los ámbitos en los que trabajó todavía sufre de falta de divulgación. En este caso, lo recordadamos por su notable desempeño en el campo de la viticultura.


Traducción de Roberto Vallasciani




1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page