top of page
Buscar
  • Foto del escritorCláudio Giordano

La Nau de los Insensatos

Demoró un poco para Sebastian Brant y su Nau de los Insensatos (Narrenschiff) figurar en la BVReppucci, pero lo hace con gala en un hermoso ejemplar incunable de 1497.

En el año 1497 fue traducido al latín con el título de Stultifera Navis, que sirvió de base para tres versiones en francés (1497, 1498, 1499), para ser traducido al latín con el título de Stultifera Navis, que sirvió de base para tres versiones en francés (1497, 1498, 1499) el holandés (1497) y el inglés (1509). El ejemplar de la BVR es justamente de una de las primeras ediciones en latín.


BVR Database
Photo by Carla Tamae

Se trata de largo poema alegórico y satírico vertiendo, en centenares de segmentos, los vicios de la sociedad de la época (final del siglo XV) y retratando con gran realismo los usos y costumbres. El lenguaje virulenta y directo es aún reforzado por las xilogravuras que ilustran cada tema abordado.

A pesar de no tener gran destaque, el vino impregna toda la obra. Naturalmente es cuando aborda la gula y sus excesos, que Brant se alarga más sobre la bebida:

El vino es una cosa nociva, que destruye el sentido común de quien en él busca alegría. Una persona borracho no tiene respeto por nadie, ni tiene sentido de medida o noción de lo que hace. El desprendimiento acompaña la embriaguez, que trae muchos otros males, teniendo buen discernimiento sólo quien bebe con parsimonia [...] El vino convence al hombre prudente a usar el gorro de los tontos. [...] El hombre podría ser libre, dejando de ser un siervo si el vino y la embriaguez desaparecer. [...] El vino entra en el cuerpo con suavidad, pero al final muerde como serpiente y vierte su veneno en la sangre, como lo hace el basilisco.


Al hablar de cocineros y aderezos, pone en la boca de uno de ellos:

Cuando por la noche el patrón se recoge al lecho, y puertas y candados están cerrados, probamos lo mejor de los vinos, abriendo el grifo del mayor barril: así queda menos perceptible. Usamos dos pares de medias para que el patrón no nos oiga; si aún así él oye algún chasquido, pensará que son los gatos. Y cuando después de algún tiempo el patrón piensa que están a su espera unos buenos tragos en el barril, el grifo hace glu, glu, glu. Esto es la mala señal de que hay muy poco en el tonel.
"Todo pedimiento de comida -dice Brant- tiene una compañera que mora, engaña y se finge de enferma para conseguir dinero para el compañero, que va en busca de donde el vino es mejor, recorriendo todas las tabernas donde hay juegos de datos.
Deben ser habitantes de Simiolândia aquellos que sólo cuidan de sus quehaceres y trabajos en los días santificados: su lugar es en la carreta de los monos! Es necesario herrar el caballo de uno, y al otro es necesario clavar botones, pero esas tareas podían estar listas desde mucho si no se quedaba tanto tiempo en el juego y con el vino. [...] Antes de alcanzar las calles, las tabernas ya están apiñadas. Es así como todos hacen sin cesar, especialmente en los días de fiesta [...] unos caminan a los moteros por las calles, otros están sentados jugando y despilfarrando, y muchos gastan allí en vino más de lo que ganan durante una semana de trabajo.
Aquellos que deseen estudiar en su propio Estado ahora encuentran libros de todo tipo, de modo que nadie puede disculparse, a menos que quiera mentir como un patito. En el pasado se pensaba que la única buena formación podía encontrarse fuera del mar en Atenas; más tarde ella estaba entre los latinos, y ahora también florece en Alemania, y todo estaría bien si no fuera el vino y el hecho de querer beber como pipas y preferir ganar dinero sin trabajar.
Hay supersticiones de toda especie y libros de sueños con determinaciones sobre lo que buscar bajo la luna ... Ahora se prevé que el ganado perecer, como sufrir daños los cereales y el vino, cuando habrá nieve o lluvia, cuando habrá buen el tiempo o el viento soplará. Los campesinos festejan tales escritos porque obtendrán mayor ganancia si mantienen una reserva de granos y vino hasta que queden más caros.


No falta el vino en la conocida y mordaz pasaje referente a los libros:

Aunque curioso, con justicia me encuentro a la proa de la nave de los insensatos. Tengo gran aprecio por los libros de los que poseo no pequeña cantidad. Poco sé de lo que contiene cualquiera de ellos, pero venero mi biblioteca y cuido para que ninguna mosca la macule. Al referirse a ciencias y artes, digo luego: 'Las tengo a los montes en casa'. Para satisfacción de mi espíritu, basta estar rodeado de libros. [...] ¿Por qué habría de estafarme buscando aprender y ganar conocimientos? Soy rico y puedo darme el lujo de pagar a alguien que estudie en mi lugar. [...] Me alegro de pertenecer a los hablantes de alemán, ya que poco sé de latín. Ciertamente no ignoro que vinum significa vino, cuculus es un cuco, stultus un estúpido y que mi título es Dominus doctor. Mis orejas son pequeñas; si no fueran, estaría yo entre los asnos del molinero ".

(Vemos a las citas de la Nave en estos apuntes de la edición brasileña (también constante en la BVR): La Nau de los Insensatos.





*Este texto fue traducido por Traductor de Google.


0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page