top of page
Buscar
  • Foto del escritorCláudio Giordano

El Folclore del Vino


En 1980 José Roberto Whitaker Penteado publicó el libro O Folclore do Vinho, ahora agotado y aparentemente no reeditado. Lectura amena, después de ensalzar la bebida dionisíaca — “más que una bebida, es filosofía, una forma de concebir la vida y comprender al hombre” — declara que era natural “enamorarse del folclore del vino”, e incluso siendo un neófito en el campo, inició “una investigación de libros en la Biblioteca Municipal de São Paulo, que continuó en la Biblioteca Imperial de Petrópolis, en la Biblioteca de la Office Internationale de la Vigne et du Vin y y en otras bibliotecas públicas y especializadas de varias ciudades de Europa.


El resultado son unas sabrosas casi 400 páginas que hablan de manera amena sobre refranes, cómics, piezas, actos, desafíos y más cosas que se encuentran en el folclore brasileño y en decenas de otros países. No es un trabajo de erudición, pero las fuentes de referencia garantizan la veracidad de la información.


Whitaker Penteado, que recoge referencias al vino en las obras de los viajeros, escribe sobre el inglés John Luccock: “A Luccock le debe haber gustado mucho Brasil, ya que vivió allí durante diez años, entre 1808 y 1818. Su libro [Notas sobre o Rio de Janeiro e Partes Meridionais do Brasil, 1820] es un monumento de sense of humour, aderezado con admirable fair play. El vino es un personaje de cierta importancia, ya que el inglés se consideraba un hombre de buenos modales, gustos refinados y una buena copa.


Luccock es responsable de una caricatura original de las costumbres de la sociedad carioca, del arte de servir y comportarse en la mesa. Invitado a una cena en Río de Janeiro poco después de su llegada, registró en términos de informe la experiencia inolvidable:


Los platos se traen uno a uno, se sirve una ración a cada uno por turno, y nadie se niega ni empieza a comer antes de que se sirva el último; luego se van todos juntos a devorar vorazmente el contenido de los platos. Comen mucho y con mucha avidez, y a pesar de estar empapados en su tarea, todavía encuentran tiempo para hacer un gran escándalo. La altura de la mesa hace que el plato llegue al nivel de la barbilla; cada uno extiende los codos y, colocando su muñeca al lado del borde del plato, con un pequeño movimiento hábil, hace que todo el contenido se vierta en su boca. Por esto y otras razones, no hay gran limpieza ni buenos modales durante la comida; los platos no se cambian (para rellenarlos), se entregan al mayordomo, sosteniendose el cuchillo y el tenedor en la misma mano; por otro lado, los dedos se usan con tanta frecuencia como el tenedor mismo. Se considera prueba de indiscutible amistad comer del plato del vecino y, por ello, no es raro que los dedos de ambos se encuentren sumergidos simultáneamente en un solo plato.


Utilizan una especie de vino tinto débil, pero como se bebe por copa, sus efectos a veces se vuelven fuertes. Antes del final de la comida, todo el mundo se pone ruidoso y exageran en los gestos, que incluso suelen utilizar normalmente en sus conversaciones; apuñalan el aire con cuchillo o tenedor, de tal manera que un extranjero se asombra de que ojos, narices y puños escapen ilesos. Cuando los cuchillos y tenedores están en reposo, cada uno está en una mano, en posición vertical, y cuando ya no se necesitan, los limpian ostentosamente sobre el mantel.


Permanecen en la mesa unas dos horas. Los brasileños no escatiman en vino, lo beben todo el tiempo. Se bebe una cantidad más que razonable con la comida, y las botellas se van vaciando, una a una.


Respecto a los vinos, el inglés continúa su duro aprendizaje brasileño y escribe sin perder la flema:


Cuando un caballero bebe vino en compañía de otro, el grado de consideración que tienen el uno por el otro se mide por sus copas llenas hasta el borde, y hacen todo lo posible para llevárselo a los labios sin derramar una gota; el vino se bebe de un trago y, en la medida de lo posible, los dos terminan al mismo tiempo. Cuando el dueño de la casa propone una buena salud, generalmente se la dedica a su esposa y, para honrarla bien, he visto, en una ocasión, tragarse una botella entera de una vez sin respirar.


Volveremos a este trabajo de Whitaker Penteado.




 




9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page