top of page
Buscar
  • Foto del escritorCláudio Giordano

El Buen Viticultor


René Engel, camarlengo de la Cofradía de los Caballeros de Tastevin, publicó en una bella edición ilustrada y bajo el título Propos sur l’Art du Bien Boire, lo que podemos llamar veinticuatro charlas relajadas sobre cómo degustar bien el vino. En una de ellas, cuenta la siguiente historia de Borgoña:


Era un enólogo valiente que amaba su vid y producía buen vino. Su error fue beber un poco en exceso, y el resultado no pudo ser diferente: por primera vez en su vida se encontró en el consultorio de un médico, que no dudó en diagnosticar:

— Entonces, amigo mío, bebiste demasiado, ¡eh!

— ¡¿Me?! Bueno, doctor, solo bebo cuando tengo sed...

— ¿Entonces tienes una sed violenta e inagotable?

— No, respondió el viticultor. — Aún no he llegado a ese punto porque, como dice tu jerga, tomo medidas preventivas y estoy seguro de que no me prohibirás saciar mi sed.

— No, respondió el médico, no deseo que el pecador muera, pero no puedo evitar darte un pequeño consejo: cuando tengas sed, pon un tercio de vino y dos tercios de agua en tu copa, y Verás satisfecha tu sed ...

Entonces el médico dio su mensaje, probó suerte, hizo su lanzamiento de dados. A veces funciona y él es el primero en sorprenderse, especialmente cuando se entera más tarde de que su paciente no ha tomado la medicación prescrita ni ha seguido sus consejos.

Después de un tiempo, durante una de sus visitas al pueblo, el médico encontró a su paciente.

— Entonces, mi camarada, ¿cómo has estado?

— Malo, respondió el viticultor de mal humor.

— ¿No siguió mi consejo?

Levantando los brazos al cielo, el viticultor le dijo:

— Imposible, doctor. Sabes que necesito mis seis botellas de vino al día. Si, para seguir su receta, aún se pusiera doce botellas de agua en el estómago, terminaría muriendo ...

Pasó el tiempo, el médico había fallecido hacía mucho tiempo, ilustrando el proverbio: “Se ven más viticultores viejos que médicos viejos”.

En cuanto a nuestro hombre, continuó su pequeña vida, parloteando ... Pero todo tiene un fin en el mundo de abajo, y un día, muy viejo, se encontró en su lecho de muerte, rodeado de amigos inquietos.

En un momento, nuestro hombre pidió un vaso de agua. Asombro general de los presentes que inmediatamente pensaron que se acercaba el final. Él, temblando y pidiendo un vaso de agua...

Como los deseos del moribundo son sagrados, le sirven agua. Toma un sorbo y deja el vaso en la mesita de noche. Sorprendidos, los amigos le preguntan por qué esa excentricidad.

— ¡Ah! - dice - viejo recuerdo del catecismo. El sacerdote nos dijo que antes de morir la gente no podía evitar reconciliarse con sus peores enemigos... ¡Misión cumplida!

Por supuesto, sus compañeros no podrían dejarlo aparecer ante el Creador con la garganta humedecida con agua. Decidieron cepillarle las amígdalas con un rojo y uno de los mejores. Fueron a buscar una botella vieja al sótano, vertieron un bocado en su antiguo tastevin (degustador) y se lo llevaron a los labios. Tomó algunos sorbos y, abriendo sus ojos ya vidriosos, soltó:

— Chambolle-Musigny 1947; bébanlo justo antes de que se escape.

Dicho esto, entregó su hermosa alma de bebedor.

Consternación y tristeza entre los presentes, pero pronto se recuperaron, organizaron los funerales y lo llevaron a ser enterrado.

Sin embargo, descontentos de ver la tierra desnuda cubriendo ásperamente a un compañero tan fiel, los amigos se reunieron un día en la taberna del pueblo para resolver algo que era muy querido para ellos. Tras varias sugerencias y tras muchas botellas vacías, llegaron a un acuerdo: erigirle una losa simple, pero inclinada, en recuerdo de su famosa inclinación... Y grabaron en la losa:


Antonio Bareuzay

Vosne 1850-1949

Aquí yace un viticultor honorable,

denodado en el trabajo y en la mesa,

que en la vida solo tuvo dos amores,

su lealtad y buen vino.






 








10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commenti


bottom of page