top of page
Buscar
  • Foto del escritorCláudio Giordano

Biblioteca Vinaria Reppucci- Items menores


La colección de BVReppucci, (por cierto, al igual que toda colección), acoge tanto items físicamente "monumentales" como una simple hoja y, entre estos dos extremos, libros, opúsculos, revistas, etc. de los más variados tamaños e importancia. Un buen número de ellos (por ejemplo, documentos) son archivados en cajas o carpetas colectivas.

Es el caso de dos pequeñas publicaciones francesas: un catálogo de revendedor de vinos y un semanario en forma de pequeña revista, ambos publicados a principios de la década de 1930; traemos los dos a colación para amenizar estos tiempos intranquilos de la pandemia de covid-19, debido al carácter simple, relajado, cuando no jocoso, sino sugerente, de las ilustraciones de las dos publicaciones.


El catálogo, de pequeñas dimensiones (14 x 18cm. - 20pp.) promueve los productos de la revendedora Caves Félix Potin. Félix Potin (1820-1871) fue un exitoso empresario francés, fundador de lo que se convirtió en una cadena de tiendas minoristas y de distribución masiva que, incluso se expandió después de su muerte, actuando hasta 1958, cuando fue vendida y años más tarde liquidada.

Cada sección del catálogo está adornada con viñetas que buscan expresar la naturaleza de las bebidas anunciadas.



Vinos

de mesa







Bordéus

(Bordeaux)






Champanhes












Vinos do Porto








Mâconnais, Beaujolais,

d’Alsácia, d’Anjou...



Buscando información sobre L'Animateur des Temps Nouveaux, encontramos que Louis Forest (1872-1933, seudónimo de Louis Nathan) la fundara en 1926 (no 1, 12/marzo) dirigiéndola hasta su cierre en 1933 (n. 406, 15/diciembre); el semanario era anti-marxista y antiestatal; Forest representaba la derecha liberal, participando en todos los debates políticos de su tiempo; se alineaba con los defensores de Dreyfus y - detalle interesante - estaba vinculado a la empresa de Félix Potin (de cuyo catálogo de bebidas dimos una muestra).

Este ejemplar de BVR es un "número especial" (379, 9/Jun/1933 — 24 x 15cm, 24pp.) dedicado al "Buen Vino de Francia", título del texto de apertura, que dice:


"Durante la Gran Guerra [la primera] hubo un momento trágico, entre muchos otros, cuando el Gobierno temía que viniera a faltar al ejército el pinard [vino de mesa]. ¿El soldado sin vino? ¿Qué está pasando?

Gracias al Midi, (sur de Francia), los departamentos argelinos y Túnez, el soldado francés no quedó sin su ración de vino.

La situación actual se invierte: uno ya no tiene miedo de la falta de pinard, sino del exceso de la ración. ¿Se vuelve perjudicial esta abundancia de bienes, estableciendo una crisis de los vinos y comprometiendo el entendimiento entre los varios departamentos de Francia?

Esto es lo que L'Animateur des Temps Nouveaux se esforzará por exponer, con su habitual imparcialidad, con el único objetivo de salvaguardar el interés común."


L'Animateur expone la imagen del conflicto: vinos del Midi contra vinos Argelinos. Los viticultores del Midi afirman que la producción de Argelia y su entrada en el mercado francés deben ser limitada.



El diputado Barthe, portavoz oficial de los viticultores del Midi, dijo en primer lugar que "el aumento de 18 millones de hectolitros en la producción argelina representa un peligro mortal para toda la vinicultura. Es necesario limitar la producción de Argelia."

Más tarde, cambiando su tono, dijo: "En el futuro no habrá más Francia y Argelia agrícolas, sino sólo una gran Francia". ¿No está contradiciendo el proverbio: In vino veritas?

¿Vinos del Midi contra vinos de Argelia?

El Midi de Francia y Argelia son grandes productores de vino.

El problema del vino no es un problema de interés geográfico. Es una cuestión de interés nacional.

Limitar la entrada de vino argelino en el mercado de Francia será la ruina de Argelia, ya que los viñedos y el vino son su gran riqueza. Además de que, ese país es uno de los mayores consumidores de productos franceses.

El Departamento francés de Argelia sólo quiere la igualdad de trato, una unidad nacional. Si la producción de vino carece de una contingencia, ésta debe ser uniforme para todos los Departamentos franceses - metropolitanos y argelinos. De lo contrario habrá dos categorías de franceses - los de la Francia metropolitana y los de la Francia argelina.

Los productos franceses entran libremente en Argelia. Entonces los productos argelinos también deben entrar libremente en Francia.

Los vinos argelinos son indispensables para los vinos del Midi. Son de excelente calidad, ricos en alcohol y de sabor agradable. Y efectivamente son los reguladores de la calidad y los precios de los vinos. Suprimir este regulador, o eliminar su acción, desorganizaría la viticultura francesa y expoliaría al consumidor francés.

Habiendo hecho estas consideraciones, y diciendo que la contingencia de los vinos argelinos es un remedio que agravaría el mal, L'Animateur afirma que existen medidas eficaces y capaces de superar la crisis del vinícola, crisis más de calidad que cantidad: pura y simple interdicción de los vinos de mala calidad. Se obtienen estos vinos de mala calidad, arrojando agua a los residuos de hollejos y granos de las uvas que producían vino. La ley prevé la elaboración de esta bebida, que ni siquiera es vino, sino sólo para el consumo doméstico, y no se puede comercializar. Innumerables productores no se resisten a la tentación de convertir este vino de mala calidad en vinos pésimos, causando una nueva fermentación del desperdicio añadiendo azúcar y ácido tartárico.

Con o sin contravención, es decir, venta ilícita, esto significa la producción de 60 millones de hectolitros de vino de mala calidad, reduciendo la misma cantidad en el consumo de buen vino, de vino real.

En su artículo final, resume la revista:


De hecho, no hay exceso de vino: lo que existe es el abuso de vinos falsos. Sorprendentemente, hay quienes hacen vino de todo menos de uvas. Tan ilógico y extraño como la ley que autoriza la fabricación y el consumo de vinos infames de 3 o 4 grados; y en cambio, prohíbe el consumo de vinos naturales de menos de 8 grados, vetando así productos saludables y reconfortantes. Beber en familia ¿No es pura y simplemente beber?

El problema de la crisis del vino está ahí. Hasta que no se prohíban los malos vinos, no se hará nada para aliviar la crisis en el mercado del vino. Hay una conspiración de silencio alrededor de esos malos vinos. Nadie en la Cámara se atreve a oponerse a la cuestión de esos malos vinos, por temor al descontento de los votantes o algunos grandes intereses. Los malos vinos se convirtieron en un artículo de fe del catecismo demagógico. Es un crimen sacrificar el interés nacional y la salud de los consumidores a los intereses electorales. ¿No hay alguien en el Parlamento que sea lo suficientemente honesto y muy independiente para abrir el proceso público a los malos vinos?

Restablezcase la probidad vinícola, y Argelia y el Midi brindarán mutua salud. Esto sólo será posible si fueran eliminados del mercado los productos inferiores que perjudican el consumo y las ventas; prohibir la fabricación de vinos de mala calidad provenientes del lavado de orujos de uva; permitir únicamente la fabricación de vino de uva; reforzar la represión del fraude y hacer cumplir la rigurosidad de las leyes.

Una vez tomadas estas medidas, los conflictos entre los departamentos del Midi y los de Argelia terminarán. Ahí está la solución, no en otro lado.





Traducido por Roberto Vallasciani.









2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page